Skip to content

NANA PARA LA VIEJA

Vaivén.

Y la vida va y luego viene y ahora me toca a mí acunarte.

Vaivén.

Y mi nana es prosa, no alcancé la lírica de tus palabras.

Vaivén.

Y tu corazón se apaga y sigue marcando el ritmo del compás. Sigo sin darte nada.

Vaivén.

Y tu latido se detiene y mi mano suelta tu cuna. Descansa.

Va.

 

NANA PARA LA VIEJA. El Observatorio